Investigadores estudiarán materiales que permitirán recargar los coches eléctricos mientras circulan

Investigadores estudiarán materiales que permitirán recargar los coches eléctricos mientras circulan

La incorporación de grafeno en betunes asfálticos permite mejorar su conductividad eléctrica y su capacidad de almacenar calor. Para el proyecto GRAPHOS se está desarrollando un aditivo al betún que permitirá crear firmes en carretera que absorban el CO2.

Investigadores iniciarán en 2019 el estudio sobre la mejora de la conductividad eléctrica y su capacidad de almacenar calor en pavimentos asfálticos a partir del uso de betunes asfálticos que incorporan grafeno y nanomateriales carbonosos en su composición. Ello permitirá desarrollar nuevas mezclas asfálticas para la construcción de firmes de carreteras que faciliten la recarga por inducción de los coches eléctricos mientras circulan y, con ello, potenciar el uso de estos vehículos.

Estas investigaciones forman parte del proyecto nacional GRAPHOS, iniciado en los últimos meses de 2016 por la empresa BECSA junto con otras siete compañías de diferentes sectores industriales (automoción, plástico, pinturas, tintas y recubrimientos, sector textil, electrónica, etc.) y con el apoyo de cuatro centros tecnológicos (Aimplas, AITEX, Cidetec y Leitat) y tres organismos públicos de investigación (ICMM-CSIC, IMM-CSIC y UPC). El proyecto se extenderá hasta el tercer trimestre de 2020.

GRAPHOS tiene como objetivo facilitar la integración de grafeno en productos y aplicaciones industriales, dando lugar a nuevos materiales compuestos con propiedades físicas y mecánicas mejoradas que puedan ser comercializados. BECSA se está encargando del estudio de la incorporación de este elemento en diferentes materiales de construcción.

Hasta el momento, la empresa castellonense ha desarrollado con éxito un aditivo basado en grafeno para mezclas bituminosas semicalientes fabricadas con espuma de betún, lo que permite la fabricación, extensión y compactación de estas combinaciones a menor temperatura que las convencionales, con lo que se mantienen sus prestaciones mecánicas.

Otra de las líneas de investigación es el empleo de grafeno funcionalizado para la creación de firmes que absorban el CO2 atmosférico, así como el desarrollo de mezclas bituminosas autocalefactables para aplicaciones antihielo y autorreparables con utilización de calor localizado, de manera que se aprovecha el efecto Joule que le confiere la adición de grafeno y nanocompuestos. El próximo año se realizarán los ensayos preindustriales de todas las aplicaciones desarrolladas y se ejecutarán tramos de prueba.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.